El Fallo Ovárico Precoz (FOP) hace referencia a la pérdida de la función normal de los ovarios antes de los 40 años, de manera que los ovarios pasan a producir cantidades bajas de estrógenos y/o no produciendo una liberación adecuada y regular de óvulos.

Desde hace unos años, la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) sustituyó el concepto de FOP por el de Insuficiencia Ovárica Primaria (IOP), para referirse al deterioro progresivo de la función ovárica antes de los 40 años, concurriendo la amenorrea (la ausencia de regla en un período mayor a 3 meses), niveles bajos de estradiol y hormonas hipofisarias elevadas (comprobándolo idealmente en dos mediciones).

Causas del Fallo Ovárico Precoz

El fallo ovárico tiene diversas causas, aunque en su gran mayoría éstas son desconocidas:

  1. El 90% de los casos de IOP tiene una causa desconocida.
  2. Genéticas:
    1. Alteraciones cromosómicas: puede darse en los autosomas o especialmente del cromosoma X. En estos casos es muy importante la historia familiar para detectar de manera precoz la mujer susceptible:
      • Monosomías del cromosoma X o Síndrome de Turner (ausencia de un cromosoma X, generalmente el paterno).
      • Trisomías.
      • Mosaicismos.
      • Deleciones del cromosoma X (o incluso microdeleciones, indetectable en un cariotipo normal) o Traslocaciones.
    2. Alteraciones génicas del cromosoma X como el del gen FMR1 (fragile mental retardation type 1) (FRAXA) asociado al desarrollo cognitivo y ovárico.

      Esta herencia se recibe fundamentalmente vía paterna, y, según el número de repeticiones de la mutación heredado, la expresión de la enfermedad es más o menos severa:
      1. Normal (6-40).
      2. Zona gris (41-60).
      3. Premutación (61-200).
      4. Mutación completa (>200).

        Ésta última se relaciona con el Síndrome X frágil de discapacidad intelectual.

        El 13-14% de las mujeres con antecedentes de IOP familiar son portadoras de premutaciones FRAXA frente al 2-3% de IOP de nueva aparición. Aquellas mujeres portadoras de la premutación están en riesgo de tener un hijo con discapacidad intelectual (entre el 5-10%).

        En este caso, las sociedades reproductivas como la SEF, ESRHE o ACOG aconsejan la determinación del gen FMR1 para despistaje de X frágil en todos los casos de antecedentes familiares de IOP, así como en mujeres menores de 40 años con datos sugerentes de IOP.

        De esta manera, el objetivo es diagnosticar este tipo de situaciones para realizar un consejo genético adecuado y limitar la transmisión del Síndrome X frágil a futuras generaciones.

    3. Genes relacionados con la formación de folículos primordiales: ya sea dentro de los ovarios o genes implicados en el agotamiento precoz de los folículos, o genes relacionados con la supervivencia de los folículos en los ovarios. (BMP-15, GDF-9; GALT, AIRE, FOXL-2, etc).

  3. Enfermedades autoinmunes: tiroideas, la más frecuente. Seguida de anticuerpos anticélulas parietales (gástricas), diabetes mellitus, miastenia gravis o anticuerpos relacionados con el síndrome de Adisson.

  4. Causas de origen médico:
    • Quimioterapia: su efecto tóxico sobre el ovario depende del fármaco utilizado, de la dosis y de la edad de la paciente.
    • Radioterapia: su efecto es dosis y edad dependiente.
    • Cirugías pélvicas: distintos tipos de quistes de ovario, teratomas, endometriosis/ endometriomas, cesáreas, miomectomías, actuaciones sobre las trompas, etc. Durante este tipo de intervenciones pélvicas se puede producir un daño o una isquemia (disminución de la irrigación) en el tejido ovárico funcionante, y en consecuencia, derivar en una IOP.

  5. Otras: anomalías metabólicas, infecciones sistémicas, epilepsia (las mujeres con epilepsia presentan mayor riesgo de IOP (hasta el 14%) por lo que es recomendable un consejo reproductivo que permita planificar su deseo genésico).

  6. Tóxicas: no hay evidencia científica clara sobre tabaco, pesticidas, disolventes, etc.

Síntomas del Fallo Ovárico Precoz

El principal síntoma del fallo ovárico prematuro es la amenorrea, o ausencia de regla, secundaria a la desaparición de la ovulación. Además, otros síntomas que pueden aparecer debido al déficit de estrógenos son:

  • Sofocos.
  • Irritabilidad emocional.
  • Alteraciones del sueño.
  • Sequedad vaginal.
  • Disminución de la líbido (o apetito sexual).
  • Menor capacidad de concentración.

Todos estos síntomas son similares a lo que ocurre en la menopausia.

Diagnóstico del Fallo Ovárico Precoz

A la hora de realizar un diagnóstico del fallo ovárico prematuro, es muy importante tener la siguiente información:

Historial clínico

  • Antecedentes familiares: historia familiar de consanguinidad, edad menstrual de la madre y hermanas, problemas de fertilidad, menopausia precoz, trastornos de diferenciación sexual, discapacidad intelectual en varones, enfermedades autoinmunes, fetos o recién nacidos con problemas de crecimiento o bajo peso al nacer.
  • Antecedentes personales: hábitos de vida (ejercicio extremo, hábitos tóxicos -tabaquismo-, pobre ingesta calórica).
  • Patologías asociadas: enfermedades autoinmunes (hipotiroidismo, diabetes, enfermedad de Addison, vitíligo, lupus sistémico, artritis reumatoide, miastenia gravis, enfermedad celíaca), discapacidad intelectual o motora, parotiditis, alteraciones oculares, quimio/radioterapia.
  • Antecedentes ginecológicos/obstétricos: edad en la primera regla, frecuencia menstrual, ausencia de menstruaciones (amenorreas), toma de anticonceptivos, antecedentes obstétricos, síntomas de déficit de estrógenos (sofocos, sequedad vaginal, dolor en las relaciones sexuales, incontinencia urinaria).
  • Otros: quimioterapia, radioterapia, cirugía abdominal, especialmente en los ovarios, etc.

Exploración física

  • Estructura corporal, presencia de caracteres sexuales secundarios (forma ginecoide, desarrollo mamario, vello púbico/axilar), posibles dismorfias y síndromes malformativos (BPES, ataxia cerebelosa, sordera en el síndrome de Perrault), estudio de la tensión arterial (TA), y posibles rasgos de patología autoinmune (vitíligo, exoftalmos, bocio, signos de hipotiroidismo, etc.)
  • Evaluación ginecológica: fundamentalmente son la ecografía vaginal y las determinaciones de laboratorio.
    • Ecografía trasvaginal: permite identificar los ovarios, precisar su tamaño y especialmente determinando el recuento de folículos antrales (RFA, que es normal entre 6-12).
    • Pruebas de laboratorio:
      • Descartar embarazo.
      • AMH (niveles por debajo de lo esperado para la edad de la paciente).
      • FSH, LH, Estradiol, Prolactina, TSH. (Estradiol por debajo de 50 ng/mL y/o FSH por encima de 40 mUI/mL son muy sugerentes de IOP).
      • Cariotipo en sangre periférica y determinación del gen FMR1. El resto del cribado genético dependerá de la patología asociada pudiéndose estudiar mutaciones. En caso de alteraciones la paciente debe ser evaluada en una Unidad de Consejo Genético.
      • Otras determinaciones: calcio sérico, anticuerpos antiadrenales, anticuerpos anticélulas esteroideas y cortisol (a primera hora de la mañana).

Te invitamos a leer los siguiente artículos:

Ser madre después de los 40, ¿es posible?

ser-madre-despues-de-los-cuarenta-es-posible

Ante esta pregunta hay que decir que sí es posible, pero complicado. Hay que enfocarlo desde dos perspectivas: la reproductiva y la obstétrica.

Referencias bibliográficas:

  • SEF (2017): Estudio de la insuficiencia ovárica primaria e insuficiencia ovárica oculta.
  • ESHRE (2015) Guideline: management of women with premature ovarian insufficiency.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *