La estimulación ovárica o estimulación ovárica controlada (EOC) es una fase dentro de las técnicas de reproducción asistida (TRA) que consiste en estimular el crecimiento de la mayor parte de los folículos reclutados por los ovarios en ese ciclo.

Su objetivo es el de obtener el mayor número de óvulos maduros que nos permitan realizar técnicas de reproducción asistida como fecundación in vitro (FIV) o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI).

¿Cómo se desarrolla el proceso de estimulación ovárica controlada?

La estimulación ovárica controlada se realiza mediante medicamentos hormonales. Estos inducen el crecimiento de un mayor número de folículos (el lugar donde se desarrollan los óvulos), favoreciendo una adecuada maduración y permitiéndonos controlar el momento exacto de la ovulación. De esta manera, lo haremos coincidir con el momento de la recuperación de ovocitos, técnica conocida como punción ovárica.

La considerable variabilidad individual en respuesta a dicha estimulación requiere un estricto ajuste de fármacos y dosis de manera individualizada para cada paciente.

La elección de los medicamentos y dosis se establecen a partir de diversos factores de la paciente, como su edad, la morfología de los ovarios, el índice de masa corporal (IMC), la analítica hormonal y la respuesta a la estimulación en ciclos previos, entre otros.

Además, en casos indicados de baja respuesta, se pueden aplicar tests genéticos para personalizar o diseñar el protocolo de medicación (tipo de gonadotropina y la dosis más adecuada a su perfil genético) conforme resulte del estudio individualizado de los genes de la paciente.

¿La estimulación ovárica implica riesgos?

Es importante explicarle a la paciente que durante el proceso de estimulación ovárica controlada puede presentar síntomas y ligeras molestias muy similares a los que se suelen tener en el síndrome premenstrual, pero es importante que la mujer tenga claro que se deben a la medicación.

Los síntomas más frecuentes que suelen presentar son:

  • Moratones en la zona de inyección
  • Hinchazón abdominal
  • Aumento temporal de peso
  • Pesadez en las piernas
  • Cambios de humor
  • Sensación de presión en los ovarios

Debido al crecimiento que experimenta el ovario, puede predisponerlo a que gire sobre sí mismo, ocasionando una torsión ovárica, fenómeno que es considerado una urgencia médica. Por este motivo, es recomendable limitar los movimientos bruscos (por ejemplo: gimnasia, saltos, relaciones sexuales) al final del periodo de estimulación ovárica y días posteriores.

Por otro lado, una respuesta exagerada del ovario a la estimulación, aumenta el riesgo de desarrollar el síndrome de hiperestimulación ovárica, una de las complicaciones más severas en medicina reproductiva. Sin embargo, la aplicación de protocolos y fármacos específicos ha hecho posible que hoy en día podamos prevenir prácticamente al 100% la presentación de esta complicación.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *