Hasta principios de los ochenta, cuando una pareja deseaba tener hijos y no lo conseguía, debía hacerse una valoración de los dos miembros de la pareja. No sólo se hacía un exhaustivo estudio de la mujer, sino que en el estudio de fertilidad también se valoraba la importancia del hombre.

El objetivo era encontrar alguna patología que pudiera ser la causante de la menor calidad del semen y por consiguiente, de la menor capacidad reproductiva del varón.

Con la aparición de la Fecundación in Vitro, se marcó, un antes y un después en la historia de la medicina reproductiva. Significó que muchas parejas que hasta entonces no lograban gestación por trompas obstruidas, fallos de inseminaciones artificiales, alteraciones seminales…., pudieran lograrlo.

Por otro lado, dejo radicalmente de estudiarse al varón infértil. En algunos centros de reproducción asistida, conocían al hombre el día de la punción. Mientras hubiera un espermatozoide, se podía fecundar el ovocito y por consiguiente conseguir embriones y el embarazo.

Fallos inexplicados de fecundación, mala calidad embrionaria y sobre todo la irrupción de la genética reproductiva ha hecho que se vuelva a estudiar al varón para intentar tener un diagnóstico más certero, mejorando los resultados. 

Cómo se realizan los análisis seminales (OMS 2010)

El semen se produce en el momento de la eyaculación como resultado de la mezcla de las secreciones procedentes de los testículos y los epidídimos que contienen espermatozoides en suspensión junto con las secreciones de la próstata, las vesículas seminales y las glándulas bulbouretrales.

El seminograma o espermiograma es el análisis de los distintos componentes que forman el eyaculado. Dicho análisis comprende la descripción de las características macroscópicas (licuefacción, viscosidad, volumen, color, pH)  y microscópicas ( concentración, movilidad, vitalidad y morfología).

A continuación, mostramos los requisitos que debe cumplir una muestra seminal para poder ser catalogada como normal (Normozoospermia).

Análisis macroscópico del semen

Licuefacción

Tras la eyaculación, el semen presenta un estado coagulado y necesita licuarse para proceder a su estudio. Una muestra de semen licúa por completo en aproximadamente 15-20 minutos a temperatura ambiente.

Si transcurridos 60 minutos la muestra no ha completado la licuefacción, ésta podrá ser sometida a una licuefacción mecánica para poder analizar el resto de los parámetros.

Viscosidad

Se refiere a la fluidez de toda la muestra, pudiendo ser normal o alta. Los métodos para disminuirla son los mismos que para la licuefacción. Si la muestra presenta una viscosidad elevada puede deberse a una disfunción prostática.

Volumen

El volumen normal de un eyaculado, transcurridos entre 3 y 5 días de abstinencia sexual, se encuentra en el rango comprendido entre 1.5 y 6 mL.

Un volumen inferior se denomina Hipospermia, mientras que un volumen superior Hiperespermia. La ausencia de esperma se cataloga como Aspermia.

Color

El color habitual del semen es blanco opalescente, ligeramente amarillento. En casos donde el color se vea alterado, es conveniente estudiar las posibles causas. Un ejemplo de alteración sería la presencia de glóbulos rojos en la muestra seminal (Hematospermia).

pH

El valor debe encontrarse por encima de 7.1. Valores inferiores del mismo y una baja concentración de espermatozoides, podrían indicar una disgenesia de los vasos eferentes, es decir, una obstrucción de los conductos eyaculadores.

Análisis microscópico del semen

Concentración

El valor normal es de 15 millones de espermatozoides por cada mililitro de volumen eyaculado ó 39 millones en la totalidad de la muestra.

Si no se alcanzaran esos valores hablaríamos de Oligozoospermia y en los casos más severos de  Criptozoospermia (<100.000 espermatozoides/mL) o Azoospermia si no hubiese espermatozoides.

Movilidad

Se valora el porcentaje de espermatozoides móviles y  el de progresivos (móviles que se desplazan). Los móviles progresivos deben superar el 32%, de lo contrario se denomina Astenozoospermia.

Vitalidad

El porcentaje de espermatozoides vivos debe superar el 58%. Si fuera inferior hablaríamos de Necrozoospermia.

Leucocitos

Si la concentración de leucocitos es superior a 1 millón por mL de muestra (Leucospermia) puede indicar una infección genitourinaria.

Morfología

En un seminograma normal debe haber igual o más del 4% de espermatozoides normales. Si se encuentra por debajo de este valor se denomina Teratozoospermia.

Anticuerpos antiespermatozoides o Mar test

Refleja la cantidad de espermatozoides unidos a otras células o partículas. Si más del 50% de espermatozoides se encuentran unidos puede reflejar un problema inmunitario.

Existen otras herramientas adicionales capaces de mejorar la información obtenida a través del seminograma convencional como son el estudio de la fragmentación de ADN o  la hibridación fluorescente in situ (FISH), que nos recuerdan que hay que estudiar más el semen para confirmar la esterilidad es cosa de dos.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *