Lun a Vie: 8:30 - 20:00 | Sab a Dom: Cita previa

(+34) 910 052 808

C/General Oráa, 47. 28006, Madrid

Top

¿Debo llevar alguna dieta especial si estoy realizando un tratamiento de Reproducción Asistida?

Fertility Madrid / Cuidados Embarazo  / ¿Debo llevar alguna dieta especial si estoy realizando un tratamiento de Reproducción Asistida?

¿Debo llevar alguna dieta especial si estoy realizando un tratamiento de Reproducción Asistida?

Un dieta sana y equilibrada es fundamental para tener un estado óptimo de salud general y por tanto, afecta también al sistema reproductor. Para que funcione bien todo el engranaje del organismo humano es necesario contar con unos niveles adecuados de nutrientes como: vitaminas, minerales y ácidos grasos.

Con una dieta rica en estos nutrientes, en 15 días comenzaríamos a notar mejoría que se consolidaría a los 2 ó 3 meses.

Esto no quiere decir que haya un alimento “mágico” que tenga poder absoluto sobre la fertilidad, de lo que se trata es de tener cubiertas todas las necesidades.

Hay que tener en cuenta, que una vez alcanzados los niveles adecuados de determinado nutriente, una ingesta excesiva no va a mejorar nuestra fertilidad, incluso una sobre dosis de algunas vitaminas (por encima del nivel recomendado), puede ser perjudicial para para nuestro organismo o el del embrión.

Nutrientes que influyen en la fertilidad

Algunos nutrientes que intervienen en la fertilidad son:

Vitaminas:

  • Vitamina A (retinol) y Betacarotenos: 

El Betacaroteno es un precursor de la vitamina A, es decir que se convierte en retinol cuando las reservas de este están bajas. Si hay suficientes reservas en el organismo, no se convierte. Un exceso de vitamina A puede ser tóxico y en especial durante el embarazo, sin embargo, el betacaroteno se considera más seguro.

La vitamina A, entre otras funciones, influye en la reproducción, porque contribuye a tener un ciclo menstrual normal. Esta influye en el mantenimiento de membranas mucosas, incluida la uterina, necesaria para la implantación del embrión, y ayuda a un correcto desarrollo celular y de tejidos en el feto.

En el hombre, la vitamina A también tiene efecto antioxidante que protege del envejecimiento a las células del aparato reproductor, ayuda a la producción de progesterona, hormona que interviene en la reproducción masculina y contribuye a la producción de esperma.

La vitamina A y betacarotenos los encontramos en grasas animales (como carnes, hígado, patés, leche entera, nata mantequilla, etc), por lo que resulta más recomendable la ingesta a través de hortalizas y frutas con un color naranja o rojizo como: naranjas, zanahoria, pimientos, fresas tomate, calabaza, moras, arándanos, albaricoque, melocotón melón etc. También se encuentra en pescado azul, yema de huevo, espinacas, acelgas, brócoli…

  • Vitamina E: 

Se ha demostrado la relación entre esta vitamina y la reproducción en varias especies animales, tanto es así, que se conoce como vitamina de la fertilidad.

La vitamina E tiene influencia en el sistema hormonal que regula los ciclos menstruales, activa la circulación y acelera la cicatrización. Su efecto antioxidante ayuda a los tejidos a protegerse de los radicales libres y toxinas ambientales que impactan en el sistema reproductor tanto femenino como masculino. Su carencia puede aumentar el riesgo de aborto y en el hombre disminuye la movilidad de los espermatozoides. Durante el embarazo influye en el desarrollo neurológico del bebé y ayuda a prevenir infecciones, pero no se recomienda tomar suplementos, pues el exceso de esta vitamina puede ser perjudicial para el feto.

La vitamina E, la podemos encontrar en aceites vegetales como el aceite de oliva o el de girasol; en los frutos secos como avellanas, cacahuetes, piñones o almendras; en el germen de trigo, el coco, la soja, las aceitunas verdes, el arroz, las espinacas, y algunas especias como la albahaca, el orégano, la paprika o el chile rojo.

  • Vitamina C:

La vitamina C posee alto poder antioxidante. El efecto de la oxidación es natural y afecta tanto a la fertilidad masculina como femenina. En el hombre la oxidación afecta a los espermatozoides y puede ser especialmente perjudicial en el caso de contacto con pesticidas o insecticidas, exposición a sustancias químicas tóxicas, o metales como plomo o mercurio.

La vitamina C la encontramos en frutas y verduras. El calor destruye la vitamina por lo que resulta más recomendable consumir verduras crudas.

  • Ácido Fólico:

Es la Vitamina B9. Al igual que las vitaminas mencionadas anteriormente, es un antioxidante. Se recomienda tomarla durante 3 meses antes del embarazo para reducir el riesgo de malformaciones neuronales, y en especial de la columna vertebral del futuro bebé. Durante el embarazo ayuda a prevenir el riesgo de aborto.

El ácido fólico influye en la fertilidad masculina, afectando al número y movilidad de los espermatozoides. Además, su carencia se relaciona con alteraciones en el ADN espermático, que pueden generar malformaciones congénitas en el futuro bebé.

Se recomienda seguir las indicaciones del ginecólogo para tomarla a través de suplementos, pues es difícil cubrir las necesidades básicas solo con alimentación, no obstante, los alimentos también contribuyen a tener nieles adecuados. Lo podemos encontrar en: verduras de hoja verde, aguacate, naranjas, levadura de cerveza, legumbres, frutos secos y cereales.

  • Vitamina D:

Una dosis adecuada de vitamina D ayuda a regular los ciclos menstruales aumentando los estrógenos y progesterona, mejora la calidad del tejido ovárico, del ovocito y del endometrio. Asimismo, ayuda a reducir el riesgo de preeclampsia en el embarazo y diabetes gestacional. Todos estos beneficios redundan en una mayor posibilidad de concebir, así como en tener una gestación a término. Un exceso de vitamina D puede afectar a la funcionalidad de algunos órganos y resultar perjudicial en el embarazo.

También mejora la fertilidad masculina, pues resulta clave para el desarrollo del núcleo del espermatozoide, mejora la cantidad y calidad del semen y regula la testosterona.

La vitamina D la encontramos en algunos alimentos, ya sea de forma natural o reforzada, como: pescados y mariscos, lácteos, margarinas, cereales de desayuno, soja, hígado, queso, hongos, yema de huevo. frutos secos, o legumbres. También se mejora los niveles paseando al sol unos minutos al día.

Ácidos grasos:

  • DHA:

Es un ácido graso Omega 3. Tiene un papel fundamental en la fertilidad masculina, ya que se ha encontrado en las células de Sertoli, responsables del proceso de espermatogénesis. Su poder antiinflamatorio y antioxidante tiene beneficios sobre los túbulos seminífero y epidídimo. Además, facilita la correcta movilidad del espermatozoide y reduce el riesgo de daño en la membrana y ADN espermático.

El Acido Omega 3, lo podemos encontrar en el pescado azul, aceites vegetales como el de soja o aceite de lino, en aceite de pescado, nueces y algas. Un exceso de DHA puede producir hemorragias.

Minerales:

  • Selenio:

Además de la función antioxidante, el selenio afecta a la maduración de los ovocitos y regula la glándula tiroides, implicada en la fertilidad femenina.  Una carencia de Selenio en la mujer embarazada aumenta el riesgo de aborto y de preclamsia. El efecto antioxidante también afecta a la fertilidad masculina, pues contribuye tanto en la calidad como en la movilidad de los espermatozoides.

Algunos de los alimentos que contienen selenio son:  pescado y marisco, carnes rojas, aves, nueces, huevos, cereales, lentejas, guisantes. La concentración en frutas y hortalizas depende del suelo de cultivo.

  • Zinc:

Al igual que otros antioxidantes, contribuye al retraso del envejecimiento celular y folicular. Su carencia puede contribuir a malformaciones en el feto, crecimiento retardado, parto prematuro o aborto. El zinc también afecta a la fertilidad masculina, pues está implicado en el desarrollo de los órganos sexuales, actúa a nivel testicular influyendo en la cantidad y movilidad del esperma y en la conversión de testosterona.

Se encuentra en alimentos como: carnes (magra, de  cordero, hígado, aves) pescado, mariscos (ostras) yema de huevo, levadura de cerveza, algas, legumbres, setas, nueces de pecán, lecitina de soja, soja, cereales integrales, pan y legumbres.

  • Hierro:

Está por demostrar la relación del hierro con la infertilidad ovulatoria, aunque algunos estudios apuntan en esa dirección. Si se sabe que durante el embarazo aumentan las necesidades de hierro por lo que es importante empezar con buenas reservas.

Los alimentos que contienen hierro son:  especias, pescado,  almejas y berberechos, carnes, frutos secos, legumbres, huevo o verduras (espinacas, espárragos, judías…)

 

También existe una enzima de origen vegetal, el revesratrol, que además de poder antioxidante, tiene claros beneficios sobre la fertilidad, pues actúa regulando las hormonas que influyen en la reproducción. Para comenzar, mejora los niveles de la resistencia a la insulina. La insulina afecta al peso corporal y estimula la excesiva producción de andrógenos (hiperandrogenismo), que influyen en el fallo ovárico y en el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP), por lo que, manteniendo la resistencia a la insulina en rangos normales, estamos contribuyendo a mantener la reserva ovárica y a reducir los problemas reproductivos consecuencia del sobre peso.

Asimismo, la resistencia a la insulina puede ser causa de aborto. El resveratrol también potencia el efecto de las gonadotropinas, que son hormonas utilizadas en los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) para la estimulación ovárica.

El resveratrol lo encontramos en la piel de la uva, moras, arándanos, vino tinto, nueces, cacahuetes, maní, cacao en polvo y ostras.

 

En conclusión, somos lo que comemos y esto tiene una relación directa con nuestra salud y con la de nuestro organismo.

 

¿Tienes dudas?

 

En Fertiliy Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro, inseminación artificial entre otros. Contacta con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin compromiso.

Fertility Madrid

En Fertility Madrid disponemos de la más avanzada tecnología y de profesionales cualificados para crear vida contigo.

Comentarios:

  • nelly filograsso
    12 octubre, 2019 at 11:41 pm

    hola no soy joven y pronto tendre una fiv estoy tomando casi 3 litros de zanahoria fresas aguacate naranja limon miel remolacha tomates rucula pan integral huevos leche(muy pausterizada o sea en polvo) manzanilla pepinos
    la pregunta es si mujeres jovenes no tienen suerte puede ser que con estradiol durante 15 dias mi endometrio se convierta en trilaminar yo se que hay casos en el mundo como la maestra inglesa que ya muy grande tuvo 4 bebes etc ellas son afortunadas o hiceron algo que yo no hago? Mi peso es 70 Kg y mido 1.60 y tengo mucha fuerza si camino y lo hago durante 45 min y tomo sol si acudo al Centro y les pido una 3D al dia 10 y mide 5 mm mi endometrio y ellos me exigen pagar la reserva de ovodonacion es posible que para el dia 14 tenga 7mm trilaminar. besos.

  • Alexandra
    18 octubre, 2019 at 10:16 pm

    Hola, Después de 7 años intentando tener un hijo, busque por la web para encontrar una solución para hacer mis deseos realidad el de ser mama, y finalmente encontré la solución quedé embarazada en la 4 semana después de seguir el programa. Utilizando este sistema quedé embarazada de forma natural .Haz clic aqui si te interesa…

Escribir un comentario