Una de las preguntas más frecuentes que se hacen las pacientes en reproducción asistida es qué diferencia existe entre inseminación artificial (IA) y fecundación in vitro (FIV), y cuál es la más apropiada en cada caso.

A menudo estas dos técnicas son motivo de confusión e incertidumbre, pero en la práctica clínica cada una tiene sus indicaciones, que vamos a tratar de diferenciar en este post.

¿En qué se diferencia la Fecundación in Vitro y la Inseminación Artificial?

La inseminación artificial (IA) es una  técnica sencilla que se se suele realizar en casos de parejas jóvenes (de buen pronóstico), con poco tiempo de búsqueda, semen normal y sin alteraciones en las trompas o endometriosis. En este caso, la fecundación ocurriría “in vivo” en el interior de la trompa.

La IA consiste en la introducción mediante una cánula del semen previamente procesado y seleccionado, en el útero de la mujer, la cual ha sido estimulada y preparada para la ovulación. 

Al ser una estimulación más suave, el coste por tratamiento es más económico, pero la posibilidad de éxito es inferior al de una fecundación in vitro. El máximo número de intentos aconsejable antes de pasar a una Fecundación in vitro es de 3.

La fecundación in vitro (FIV) es el tratamiento con mayor posibilidad de éxito en reproducción asistida, con tasas superiores al 60%, por lo que constituye la primera elección en la mayoría de los casos, sobre todo en aquellas parejas con tiempo prolongado de esterilidad, factor masculino moderado o severo, endometriosis o trompas alteradas.

A diferencia de la inseminación artificial, la FIV es una técnica más compleja, ya que se necesita la extracción de los óvulos de la mujer en quirófano para ser fecundados “in vitro” por el embriólogo, y posteriormente introducir el embrión generado más adecuado en el interior del útero.

En este caso, la estimulación ovárica trata de reclutar un mayor número de óvulos, por lo que la dosis de medicación administrada es mayor que en la IA y por tanto también el coste del tratamiento, al que habría que añadir también el procedimiento quirúrgico y de laboratorio.

¿Es mejor la Fecundación In Vitro o la Inseminación Artificial?

No hay una técnica mejor que otra. El uso de una u otra técnica dependerá de las características reproductivas de cada pareja. Un  buen diagnóstico de la pareja es el que va a permitir a los especialistas en reproducción indicar cuál es el tratamiento más adecuado para conseguir el éxito de la Técnica de Reproducción Asistida.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *