Desafortunadamente, el tratamiento de FIV no siempre termina en éxito. En el caso de mujeres jóvenes, existe una mayor probabilidad de quedarse embarazadas con este método, siendo la tasa de gestación del 60% en menores de 35 años.

Sin embargo, la noticia de un resultado de una FIV negativa siempre es una situación muy dolorosa y delicada para una paciente y/o su pareja, y a nivel emocional puede implicar más o menos tiempo para la recuperación. En algunos casos se podría necesitar apoyo psicológico.

Causas de una FIV negativa

Las variables más importantes que intervienen en el éxito de un ciclo de FIV son un óvulo sano, un esperma normal y funcional y un útero capaz de favorecer el crecimiento de un bebé.

Pero además de estas cuestiones, hay otros factores que pueden influir en las posibilidades de embarazo a través de una FIV:

  • Problemas de infertilidad no diagnosticados.
  • Gametos de baja calidad:
  • Baja calidad embrionaria.
  • Alteraciones genéticas en progenitores.
  • Alteraciones inmunológicas.
  • Malformaciones en el útero que no fueron detectadas con anterioridad.

Hasta que los pacientes estén recuperados y se haya realizado los ajustes necesarios, no se podrá realizar un nuevo intento de FIV para aumentar la tasa de éxito del embarazo.

Para ello, es necesario una recuperación física, de manera que el aparato reproductor vuelva a su estado basal, es decir, que útero y ovarios alcancen unas condiciones similares a cuando se inició el tratamiento.

Esta situación suele ocurrir cuando a la paciente le viene la regla, que acudirá a consulta ginecológica para una evaluación, en la que se valora:

  • Que el endometrio se haya eliminado, teniendo un grosor muy fino, prácticamente lineal.
  • En los ovarios no se observan imágenes foliculares mayores de 8-10mm.
  • Parámetros hormonales: los niveles de estrógenos y progesterona deben ser bajos.

Qué hacer tras un FIV fallida

Tras una FIV negativa, en el caso de que el aparato reproductor no esté recuperado (generalmente la causa es ovárica u hormonal), se puede hacer lo siguiente:

  • Esperar al siguiente ciclo o siguiente regla, y chequear.
  • Poner un tratamiento anticonceptivo que ayude a “bloquear” la función reproductiva. Habitualmente este tratamiento se pauta unas dos semanas tras las cuales se hace una evaluación de control. Si en ese momento el aparato reproductor ha alcanzado el reposo, se suspende el anticonceptivo para tener una nueva regla e iniciar el tratamiento.

En el caso en el que sí se haya alcanzado la recuperación del aparato reproductor, se puede dar el siguiente paso correspondiente del tratamiento. Dependiendo de la persona, se pueden dar los siguientes casos:

Casos

  • FIV en la que ha habido embriones pero no se ha hecho transferencia embrionaria. Por ejemplo por riesgo de hiperestimulación, o porque se haya decidido hacer vitrificación electiva o porque se realice diagnóstico genético preimplantacional (DGP).
  • FIV en la que se ha hecho una transferencia embrionaria en fresco, pero hay más embriones vitrificados para nuevos intentos.

Solución

En estos dos casos, la paciente debe iniciar una preparación endometrial para una nueva transferencia embrionaria (en ciclo natural o sustituido con estrógenos- progesterona), que ocurre aproximadamente unos 15-20 días después.

Caso

  • FIV en la que no hemos conseguido embriones adecuados para transferir, ya sea en fresco o vitrificado.

Solución

En el caso de que no se hayan conseguido embriones, se puede iniciar otro ciclo de estimulación ovárica para una nueva recuperación de ovocitos, o quizá plantear un tratamiento con ovodonación, según la situación de cada paciente y la evolución de la estimulación ovárica previa.

En el caso de haber realizado varias transferencias de embriones sin éxito, normalmente más de tres (fallo de implantación), o haya habido abortos de repetición (más de dos) se deben realizar estudios complementarios como histeroscopia, estudios hematológicos, inmunólogicos, etc., para profundizar en la causa de no conseguir o evolucionar en el embarazo.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *