Lun a Vie: 8:30 - 20:00 | Sab a Dom: Cita previa

(+34) 910 052 808

C/General Oráa, 47. 28006, Madrid

Top

Preguntas Frecuentes sobre Transferencia Embrionaria

Tratamientos de Fertilidad en Madrid / Preguntas Frecuentes sobre Transferencia Embrionaria

Sección tienes dudas sobre Reproducción Asistida

El proceso de transferencia embrionaria es un procedimiento que se inicia con la fecundación, posteriormente se realiza el cultivo de los embriones. Durante el tiempo que los embriones permanecen en cultivo se valora la calidad de los mismos para determinar cuántos y cuáles se transferirán al útero. Este procedimiento acaba cuando los embriones se depositan en el útero.

Dudas Frecuentes en el Proceso de Transferencia Embrionaria:

¿Qué diferencia hay entre transferir un embrión (Día 3) o un Blastocisto (Día 5)?

A pesar de que cada caso es único y que en reproducción asistida no se puede generalizar, al llegar hasta el quinto día de desarrollo, el blastocisto nos permite seleccionar mejor el embrión a transferir, consiguiendo así unas mejores tasas de embarazo.

En casos donde en día 3 contamos con un bajo número de embriones de buena calidad, el cultivo hasta día 5 no nos ofrece ninguna ventaja debido a que ya tenemos los embriones seleccionados. No podemos seleccionar mejor el embrión cuando ya tenemos los embriones a

¿Qué es un blastocisto?

Un blastocisto es un embrión de día 5/6 de desarrollo embrionario. Presenta una estructura compleja donde encontramos aproximadamente unas 200 células, es el estadio previo a la implantación en el útero materno. Los embriones que alcanzan esta fase presentan un mayor potencial de implantación.

¿Todos los embriones son aptos para congelarse?

No, solamente los embriones con una calidad suficiente podrán criopreservarse. Así, garantizamos que los embriones criopreservados tengan un alto potencial de embarazo.

¿Que significa la calidad de los embriones?

Los embriones se clasifican según sus características morfológicas. Los embriólogos valoran el número y simetría de células, y si presentan fragmentos o no.

Teniendo en cuenta estos parámetros entre otros se consigue clasificar cada embrión con una letra que define su calidad. La calidad se clasifica de la “A” a la “D”, siendo A y B los embriones que presentan un mayor potencial de embarazo.