Siempre se habla mucho de la edad fértil de la mujer y de las limitaciones que ello conlleva en relación a su fertilidad. Pero de lo que no se tiene tanta información es del factor masculino. Pero sí, los hombres también tienen un reloj biológico a tener en cuenta.

Un retraso en la paternidad puede suponer un problema a la hora de buscar embarazo incluso en parejas fértiles. Veamos el porqué.

Qué es el reloj biológico del hombre

La calidad del semen se ve alterada por la edad, aunque evidentemente no en el mismo grado que lo hacen los óvulos. Los hombres actúan como “fábricas” de espermatozoides, mientras que las mujeres lo hacen como “almacén” de óvulos, y ese matiz es la clave.

A través del proceso de espermiogénesis, se producen espermatozoides cada 3 meses aproximadamente. Y a pesar de que este proceso no llega a desapareer del todo, sí pierde efectividad con el paso de los años en el hombre.

Según diversos estudios, la espermiogénesis se ve alterada con la edad del hombre en cuanto a menor recuento y motilidad espermática, mayor porcentaje de espermatozoides con morfología anómala y mayor riesgo de mutaciones esporádicas, entre otras.

El reloj biológico masculino comienza en torno a los 35 años

Además, también se ha visto que los riesgos comienzan a partir de los 35 años, y son más significativos a partir de los 45 años.

Cada año del hombre supone acumular dos nuevas mutaciones en el ADN de su esperma, así que cuanto mayores son, mayores los riesgos. 

Es por este motivo que cada vez sean más los hombres que deciden congelar esperma para poder retrasar su paternidad.

La congelación de semen es un proceso muy sencillo que consiste en añadir a la muestra de semen un medio (crioprotector) que permite congelar los espermatozoides sin que se formen cristales de hielo, evitando el deterioro de los espermatozoides.

Posteriormente, se introduce en nitrógeno líquido a -196ºC, donde se mantendrán guardada la muestra de forma indefinida hasta que se decida emplearla, manteniendo la misma calidad que en el  momento de su congelación.

Quizás te interese…

Aunque la mayoría de las mujeres son conscientes de los efectos de la edad en la concepción y el embarazo, muchos hombres no lo son. Por lo tanto, si hay una mínima posibilidad de que quieras tener un hijo algún día, es importante que pienses en tu salud en materia de fertilidad.

¿Tienes dudas o necesitas más información?

En Fertility Madrid somos especialistas en tratamientos como la ovodonación, fecundación in vitro o preservación de la fertilidad entre otros.

No dudes en contactar con nuestros profesionales y ellos solventarán todas tus dudas sin ningún tipo de compromiso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *